Tres sobrinos como tres soles, de Alicia Dil


Hace unos días, Cati me propuso que hiciese un post de como es mi experiencia como Tita Pank. Yo no estaba segura, ya que no se me da muy bien escribir y además nunca había puesto palabras a lo que significa esta experiencia. Pero finalmente me animé, por mis tres soletes.

Dicho esto me presento: Soy Alicia y soy Tita Pank de tres tesoros. Hay que aclarar que son fruto de hijos de amigos, es decir, que no nos unen lazos de sangre pero sí otros muchos más.

Soy educadora social y hasta hace poco siempre me he dedicado a la infancia y a la adolescencia, donde cabe esperar que me encantan los niños.

Siempre me ha interesado el desarrollo, crianza y educación en menores. Pero os tengo que decir que cuando estos tres pequeños nacieron, toda mi vida y mi conocimiento se dio la vuelta. Me explico: me encantaban los niños, de eso no hay duda, pero ahora desde el nacimiento de mis tres pequeñajos, he descubierto un sentimiento de cariño, amor y preocupación que jamás había tenido, que ha cambiado la concepción de todo lo que había aprendido.

Mi caso es muy curioso ya que fui tita de los tres casi a la vez (sí, parece que se pusieron de acuerdo). En el momento en que cada uno de ellos me lo fueron comunicando, sobre todo en los dos últimos, se me saltaron las lágrimas de alegría.

Simplemente, de ver sus caras de felicidad al decírmelo y querer compartirlo conmigo, para mí son la familia que se escoge, una parte muy importante de mi vida y poder vivir con ellos este proceso, fue lo más bonito que me podían regalar.

Desde ese momento, viví sus embarazos con ellas: cómo se sentían, qué necesitaban, incluso poder asistir a alguna ecografía 3D. Ellos fueron realmente quien me hicieron Tita Pank, querían que fuese partícipe de su nueva etapa y vivencia. Acabé hasta leyendo artículos y libros sobre embarazo y ahora de crianza, para poderlas ayudar y entenderlas al máximo.

Y por fin fueron llegando los días señalados, qué nervios pasé, ya que vivía los partos a través del teléfono y la incertidumbre de que estuviesen bien, que todo siguiese el proceso, es una sensación increíble. Hasta que por fin, ves esa carita y llega el día en que los puedes coger en brazos, realmente es amor a primera vista. ¿Cómo se puede querer tanto a una personita tan pequeña? Pues no se la respuesta, pero me enamoré tres veces seguidas en poco más de tres meses. Y un año después sigo enamorada de ellos.

A mi parecer, creo que el papel de los titas/os punk es muy importante, quitando la concepción de que somos los que vamos a mimar a los niños y consentirlos.

Es mucho más que eso, creo que nuestra figura debe ser un apoyo para los padres y para los pequeños.

Me he dado cuenta con la vivencia, sobretodo de los dos más pequeños, que la maternidad es muy difícil y muy dura en ciertos momentos, y a veces los padres simplemente necesitan que alguien los escuche, los comprenda. Sobre todo en el postparto, necesitan a alguien que no les juzgue y les diga que lo están haciendo bien, y estar para lo que necesiten.  Necesitan que alguien pueda estar un momento con el peque jugando, para poder darse una ducha tranquilamente, lavarse los dientes, etc. Cosas muy cotidianas pero muy necesarias también y hay que decir que los titos y titas pank estamos encantados con este papel.

A mí, por ejemplo, me encanta jugar con ellos, leerles, bañarles, cambiarles el pañal, explicarles cosas, me estaría horas y siempre lo digo es verlos y se me quitan todas las preocupaciones y tristezas. Son la mejor medicina. Para mí este primer año ha sido impresionante, mis tres soletes me han enseñado tanto, me han cambiado la vida. Como decía antes, leo cosas sobre crianza, le pregunto a mis amigos cómo están, qué han aprendido… me encanta saber de ellos y su proceso.

Cuando ves que ya te buscan,  que quieren que los cojas, se ríen contigo, llevarlos en la mochila, incluso se duermen en tus brazos… es maravilloso, es muy difícil de describir lo que sientes. Quieres saber todo lo que le gusta, qué les hace reír, qué les divierte, en general, todo para hacerlos más felices, es mi único objetivo. 

En mi caso, facilita el hecho de que no tengo hijos y puedo dedicar mi tiempo a ellos y a sus papis. Y para acabar creo que les tengo que dar las gracias a estos papas y mamas por dejar hacerme partícipe y haberme convertido en una Tita Pank. A mis tres soletes: A, J y N, os quiere vuestra tita.

.

.alicia dil tita pank sobrinos

Alicia Dil

Educadora social, apasionada del scrapbook y del DIY.

Orgullosa Tita Pank de sus tres sobrinos.

.

.

.


Este post se podría haber titulado:

  • Un año siendo Pank
  • Mis tres soletes y yo

.

alicia dil tita pank sobrinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *