Leemos “La Carta”: cuando un papel es un regalo


Tenía muchas ganas de traeros la reseña de La Carta, un libro creado entre Girona y Senegal que cuenta con mucha historia detrás y con muchas personas que lo han hecho posible. Nunca dejará de sorprenderme que algo tan pequeño como un libro de 40 páginas pueda guardar tanto en su interior.

La Carta es un cuento escrito por mi paisana gironina (¡I también Tita Pank!) Roser Rimbau, ilustrado por Rocío Anaya, ideado por la compañía de teatro de sombras Cap de Pardals y editado por Takatuka. Y, por si fuera poco, en la ilustración colaboran los niños y niñas de Thille Boubacar (Senegal).

Está recomendado para lectores/as de más de 5 años.

.sobrina leyendo la carta takatuka

Mirando hacia atrás…

Creo que es importante saber de dónde vienen los proyectos para darles el valor que merecen y, precisamente, La Carta no se entiende sin trasladarnos a 2014 cuando la compañía de teatro de sombras Cap de Pardals se puso en contacto con Cudaari Gandal, una asociación de teatro social de Thille Boubacar (Senegal), con la intención de crear un espectáculo conjunto de teatro de sombras.

Pero en Thille Boubacar no tenían ningún local donde ensayar por lo que Cap de Pardals y la plataforma de arquitectos Terram, junto con la población local, construyeron un teatro a base de arcilla y paja.

Durante los meses que duró la construcción, los niños del pueblo se acercaban a los tubaab (personas de raza blanca) para pedirles una hoja de papel en el que dibujar. Para esos niños era un regalo disponer de un trozo de papel y en él dibujaban las cosas de su poblado: gallinas, árboles, conejos, la escuela… Cap de Pardals y Cudaari Gandal quisieron darle protagonismo a esos dibujos porque no eran “simples dibujos infantiles” sino que representaban Thille Boubacar visto a ojos de los niños.

Esos dibujos fueron los protagonistas del teatro social de sombras que realizaron en Senegal y, a su vez, están integrados en las ilustraciones que Rocío Anaya ha realizado para el cuento La Carta.

¿Lo veis? Una historia maravillosa

sobrina leyendo la carta takatuka.

El cuento

El protagonista de la historia es Moussa, un niño de Thille Boubacar que quiere enviarle un dibujo a su baaba (padre), quien vive en el extranjero. Moussa recorre el poblado buscando qué dibujarle a su padre y, en ese recorrido, permite a los lectores descubrir las costumbres de su pueblo.

Más allá de la historia “visible” que explica el cuento, hay un trasfondo que nos habla de la migración, la familia, los recuerdos y el desarraigo. Y que nos aproxima a la preocupación de un niño por sentirse más cerca de su padre.

Yo se lo he leído a mi sobri de 5 años, que estaba super atenta, y lo leímos del tirón. Como véis, ella me ayudaba con algunas palabras : )

.sobrina leyendo la carta takatuka

Y después del cuento…

Soy acérrima defensora de la lectura por placer, así que después de leer el cuento tenéis todo el permiso del Mundo para cerrarlo y dedicaros a otros menesteres.

Pero si queréis aprovechar, ya que estáis, para trabajar algún tema con los peques, os doy algunas ideas:

SENEGAL

Durante la lectura conoceréis algún detalle de Senegal: su gastronomía, arquitectura, vestimenta, escuela… Si los peques muestran curiosidad, es un buen momento para investigar y conocer más la cultura senegalesa. Podéis hacer un collage con fotos de internet, leer otros libros de inspiración africana, escuchar música africana/senegalesa en Youtube, situar el país en un mapa, dibujar su bandera o, incluso, animaros a cocinar alguna receta típica.

FULA

En el libro encontraréis algunas palabras en Fula, una de las lenguas que se habla en Senegal. Y, si os interesa, podéis aprender los números en fula o también el alfabeto y algunas palabras o expresiones.

MIGRACIÓN

Con niños más mayores, puede ser interesante tratar el tema de la migración: sus causas, sus consecuencias, el proceso… Y, al ser posible, poniendo ejemplos cercanos a los propios peques porque, seguramente, algún compañero/a de clase tendrá familia en el extranjero.

EMOCIONES

¿Cómo se siente el niño teniendo a su padre lejos? ¿Por qué quiere hacerle un dibujo del pueblo? ¿Crees que se echan de menos? ¿Cómo te sentirías si papá viviera en Senegal? ¿Qué harías tú si mamá estuviera lejos?…

Y un sin fin de preguntas que os pueden llevar conversaciones muy interesantes sobre la familia, el amor y las distancias.

.

Estas son algunas ideas para aprovechar el posible interés de los peques en el libro y así crear un espacio de aprendizaje aplicado. Pero, como he dicho al principio, leer por leer ya es un aprendizaje en sí mismo así que si a los peques no les genera curiosidad ni preguntas… ¡A por otra lectura!

.

¿Os ha gustado?

Pues podéis encontrar La Carta en Boolino, a quienes agradecemos que nos hayan facilitado una copia del libro para poderlo reseñar.
.
.

Este post se podría haber titulado:

  • Cartas a 3000 km de distancia
  • Un pueblo no cabe en una carta

.

Cuento La carta, takatuka

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *